Práctica interna: Responder

Cada vez que sienta una perturbación emocional, una punzada de dolor, un acceso de ira, un vacío profundo,
estoy recibiendo un valioso aviso de mi interior:

responder


Una forma de culpa se está dejando ver en el consciente,
una forma de culpa en donde he invertido creencia, y por tanto, mi energía emocional,
una forma de culpa a la que he dotado de vida inconscientemente.

Respiro. Siento la señal. No temo sentir, no puede hacerme nada. Reconozco la señal como
un símbolo, como una indicación. No permito que el pensamiento me lleve afuera, al
terreno en donde los engaños siembran el miedo, allá donde se pierde la atención:

Si es sufrimiento es culpa, y si es culpa, es falso.

*

Es momento de responder:

Soy absolutamente inocente. No tengo nada que temer. Acepto lo que es.

*

Y ahora ábrete al Ser totalmente. Reconoce y siente justo ahora que estás con la Vida,
con el Ser, con el Todo.

Estás en mí.
Te siento, te reconozco.

*

Libera toda tensión en tu cuerpo. Respira y siéntete totalmente inocente y unido.

Extiéndete. Deja que toda la situación se incluya en tu conciencia, todo tu entorno, todas

las personas que participan de esta situación. Responde ahora unido al Ser:

Acepto lo que es.

Este momento es inocente.

Este momento es totalmente correcto.

Todos son inocentes. Todos están en mí.

*

Permítete ser totalmente sanado.

Deja que toda la culpa sea reemplazada por tu perfecta aceptación de este momento.

Me permito ser totalmente amado. Soy uno con la vida.

*

Ahora abrete a contemplar la situación y el momento totalmente perdonado. Siente la

profundidad del proceso y da gracias por el milagro que has invocado.

Reconoce conscientemente el reemplazo de la culpa por la aceptación tal como la ilusión

ha sido borrada por la verdad. Has respondido, y has sido respondido.

Gracias, gracias, gracias.